MANO
Tunel del Carpo
Enfermedad de Kienbock
CODO
HOMBRO
Manguito Rotador
COLUMNA
Lumbago
CADERA y PELVIS
RODILLA
Meniscos
Ligamento Cruzado Anterior
TOBILLO y PIE
Hallux Valgus (Juanete)
Esguince de Tobillo
Fasceitis Plantar
Fractura Calcaneo
TUMORES
INFANTIL
Sinovitis Transitoria
Genu Valgo
MISCELANEOS
Cuidados del yeso
Fractura expuesta
Infiltraciones
Artritis Septica
NOTICIAS
SINOVITIS TRANSITORIA (Intro)
ROTURA MENISCOS (Intro)
TUNEL DEL CARPO (Intro)
GENU VALGO (Intro)
CUIDADOS DEL YESO (Intro)
ESGUINCE TOBILLO (Intro)

 
RODILLA // Ligamento Cruzado Anterior
 
LIGAMENTO CRUZADO ANTERIOR

EPIDEMIOLOGIA

            Las lesiones del ligamento cruzado anterior (LCA) junto con las lesiones meniscales son las lesiones mas frecuentes en medicina deportiva. Son significativamente más prevalente en mujeres que en hombres que practiquen el mismo deporte, sin que estén claras las causas de estas diferencias. Los deportes que más riesgo suponen son los que implican cambios de dirección, aceleraciones, etc. como el esquí, el fútbol, el baloncesto o el tenis. El mecanismo más frecuente de rotura es el pivote sobre una pierna dejando el pie fijo en el suelo. Otros factores de riesgo son: músculo débil, descoordinación o falta de flexibilidad articular.

 

FUNCIONES LIGAMENTO CRUZADO ANTERIOR

            El LCA es un ligamento que se inserta en el fémur y cruza la rodilla en dirección inferior y medial para llegar a la tibia. Su función es ser el principal restrictor al desplazamiento anterior de la tibia, por otra parte es fundamental en el control rotacional de la rodilla, siendo esta última la causante de la mayoría de los síntomas por lo que consultan los pacientes con lesiones crónicas.

 

CUADRO CLINICO

            Los síntomas generalmente se presentan en el contexto de una lesión aguda durante la práctica deportiva. El paciente refiere un “chasquido” en el momento de la lesión (40% de los casos), dolor, impotencia funcional (dificultad para caminar) y hemartrosis (derrame de rodilla).

            Quienes consultan por una lesión “crónica”, lo hacen por una historia de inestabilidad, principalmente en actividades deportivas. Esta inestabilidad la describen como una sensación de que “la rodilla se me va”, lo cual técnicamente es conocido como “fallo” y ocurre por la ausencia de un restrictor a la traslación anterior. Esto tiene como consecuencia un deterioro del cartílago articular, derivando finalmente en una artrosis de rodilla.

 

ESTUDIO IMAGENES

            En caso de consultar de manera aguda en el servicio de urgencia el paciente debe ser estudiado con radiografías de rodilla, la que regularmente son normales pero pueden mostrar signos indirectos de rotura como avulsión de la espina tibial medial o una fractura de Segond la cual es una avulsión de la capsula articular en la región proximal de la tibia por su lado lateral. La radiografía puede ser relevante en demostrar otros diagnósticos como fracturas.

            El diagnóstico definitivo se realiza con una resonancia magnética, la cual evidencia mas del 95% de las lesiones del LCA, además tiene la ventaja de poder evaluar otras lesiones asociadas como la rotura de meniscos.

 

CLASIFICACION

            Las roturas del ligamento cruzado anterior se pueden clasificar en parciales o totales, siendo estas últimas las más frecuentes. Las roturas parciales deben ser evaluadas en conjunto con la clínica que presente el paciente, ya que si un paciente tiene una rotura parcial pero clínicamente refiere tener “fallos”, tiene un LCA que no cumple su función por lo que se comporta como una rotura total.

 

TRATAMIENTO

            Aunque las opciones para el tratamiento de la rotura del ligamento cruzado anterior incluyen el tratamiento conservador (rehabilitación sin cirugía) y la reconstrucción con técnicas quirúrgicas extraarticulares, es sin duda la reconstrucción intraarticular con injertos  el tratamiento más ampliamente aceptado en la población joven y activa, con tasas de éxito entre el 75% y 93%.

            El tratamiento conservador (sin cirugía) se basa en el fortalecimiento de la musculatura estabilizadora de la rodilla, principalmente de los isquiotibiales que son agonistas del LCA.

            El tratamiento quirúrgico es una reconstrucción del LCA usando autoinjerto, lo cual es injerto tomado del propio paciente, de estructuras que se encuentran alrededor de la rodilla. Este autoinjerto puede ser de tendón rotuliano con pastillas óseas que se sacan de la rótula y tibia, o utilizando los tendones del semitendinoso y gracilis (St-G).

            Otra opción es el uso de aloinjerto (injerto obtenido de cadáveres), el cual en Chile se usa principalmente en revisiones de cirugía y lesiones multiligamentarias. Tiene la desventaja de que potencialmente puede transmitir enfermedades como hepatitis, infecciones bacterianas y otras.

            En general el medico le ofrecerá al paciente la opción de autoinjerto de tendón patelar (H-T-H) o de tendones semitendinoso-gracilis. Las principales diferencias entre la utilización de autoinjerto de tendón patelar y St-G son que el primero tiene mayor dolor residual de rodilla en el sitio de la toma del injerto, debido a la extracción de las pastillas óseas, pero en cuanto a la evolución clínica no presentan diferencias. Hoy en nuestro país se utilizan principalmente autoinjertos de St-G, reservándose el tendón patelar para deportistas profesionales.

 

REHABILITACION

            Posterior a la cirugía, el paciente debe permanecer en reposo relativo con carga a tolerancia, la cual es una carga parcial utilizando 2 bastones durante la primera semana. La segunda semana se inicia la kinesiología enfocada principalmente en mantener los rangos de movilidad de la rodilla y el fortalecimiento muscular.

            Debido que los tiempos de incorporación de los diferentes tipos de injerto son diferentes, el retorno al trote también lo es. Los pacientes con una reconstrucción con tendón patelar pueden iniciar el trote a las 6 semanas y los con St-G lo inician recién a las 12 semanas.

            El retorno al deporte competitivo se autoriza posterior a 6 meses de la cirugía. Siempre que se haya completado un proceso de rehabilitación adecuado y exitoso.

 

RESULTADOS

            La reconstrucción del LCA tiene excelentes resultados, los cuales van desde un 75% a un 93% en las diferentes series. Esta variabilidad está dada principalmente por aspectos técnicos utilizados en la cirugía y el correcto protocolo de rehabilitación realizado.

            El tratamiento ortopédico (rehabilitación sin cirugía) tiene peores resultados en cuanto al retorno a las actividades deportivas realizadas por el paciente previo a la lesión, pero regularmente es suficiente para no tener dificultades al realizar actividades de la vida diaria en pacientes de edad que están dispuestos a no seguir realizando prácticas deportivas.

 

COMPLICACIONES

Re-rotura: Es la complicación mas frecuente de la reconstrucción del LCA, llegando a tasas de entre un 5% y 15% dentro de los primeros 5 años posterior a la reconstrucción. El tratamiento en la mayoría de los casos en una revisión (nueva reconstrucción).

Infección: Es una complicación rara (menor al 1%).

Fractura de rótula: Se ve en los pacientes con reconstrucción con tendón patelar y se debe a una mala técnica en la toma del injerto.

Roturas meniscales: Los pacientes que no tienen rotura meniscal asociada en el momento de la lesión inicial, tienen entre un 30% a un 50% de probabilidad de tener una rotura meniscal durante el primer año, si no son sometidos a una reconstrucción del LCA.

Artrosis: Esta complicación se ve a largo plazo en los pacientes que no se realizan una reconstrucción del LCA y esta dado por el daño al cartílago articular ocurrido en los episodios de “fallo”.

 

Dr. Julio Espinosa Fuenzalida

Traumatólogo

Fono 7677000

espinosa@traumatologia.cl

 

     
 
LA INFORMACION CONTENIDA EN ESTA PAGINA WEB ES SOLO REFERENCIAL, DE PRESENTAR ALGUN SINTOMA, ENFERMEDAD O DUDA,  SE RECOMIENDA CONSULTAR CON SU MEDICO HABITUAL O CON UN ESPECIALISTA EN TRAUMATOLOGIA Y ORTOPEDIA.

2018 Todos los Derechos de Desarrollo Reservados